En retrospectiva: una reflexión sobre las primeras veedurías en Medellín

Las veedurías ciudadanas en Medellín han tenido un papel clave en su función social de control y vigilancia de la gestión pública en la ciudad, incluso antes de que fueran reglamentadas de forma oficial, primero en 1986 y luego en 2003, pero al mismo tiempo han debido afrontar retos que dificultan su estabilidad y permanencia.

Dos décadas antes de que la Ley 11 de 1986 mencionara su función de manera oficial –y que luego fue reglamentada en la Ley 850 de 2003, la cual aún permanece vigente–, el rol del veedor ciudadano ya estaba activo en Medellín.

Entre las décadas de los sesenta y los setenta del siglo pasado surgieron en la ciudad organizaciones civiles que, ante los fenómenos sociales que se presentaban en esa época, con el crecimiento urbanístico de Medellín y el arribo masivo de poblaciones desplazadas que buscaban refugio ante el incremento de la violencia en zonas rurales, optaron por creas movimientos ciudadanos que vigilaban la gestión pública en temas relevantes para la ciudadanía como servicios públicos, salud y vivienda, recuerda Wéimar Guarín, coordinador del Observatorio de Control a la Gestión, de la Corporación Amigos Unidos.

Estas organizaciones, que aún no portaban consigo el rótulo de veedurías, vigilaban el uso eficiente de los recursos pero además la prestación adecuada de los servicios públicos, llegando al punto incluso de tener participación en las juntas directivas de las empresas encargadas de esta labor, recuerda Guarín.

Luego en los ochenta, surgen los comités de participación ciudadana –Copaco–, para ejercer veedurías en el sector salud, hasta la aparición de la Ley 11 de 1986, que sirvió como marco para oficializar esta actividad.

Aspectos claves de una función con historia

  • Finalizando la década de los noventa, las veedurías en Medellín comenzaron a tener un rol protagónico, cuando se comenzó a fortalecer la formación ciudadana en temas de participación y control social.
  • La Veeduría Medellín es una de las más antiguas de la ciudad. Creada en 1996, ejerce vigilancia sobre la formulación y la ejecución del Plan de Desarrollo de las respectivas administraciones municipales en turno. Juan Carlos Torres Mariaca, en su investigación Modelo para el control social a la gestión pública: el caso de las veedurías ciudadanas en el municipio de Envigado, elaborada para la Maestría en Gobierno de la Universidad de Medellín en 2016, se refiere a esta como una experiencia destacada en torno al ejercicio veedor a los planes de gobierno en la ciudad, “producto de un acuerdo entre un variado grupo de organizaciones de la sociedad civil de naturaleza social, comunitaria, académica y empresarial, y de veedurías ciudadanas con el objetivo de revisar su proceso de ejecución y presentar a la ciudadanía resultados y recomendaciones”.
  • Los planes operativos anuales de inversión de la administración municipal en aquellos años eran informados pero no consultados con los ciudadanos, señala Wéimar Guarín. Esto cambió para permitirles participar en las discusiones sobre el destino de los recursos públicos.
  • Con esto, empezaron a gestarse movimientos de veeduría y control social que la Ley 850 de 2003 fortaleció.


Una historia con obstáculos

En el transcurso de los años, las veedurías ciudadanas en Medellín han procurado cumplir con la función que, como lo señaló el contralor general Carlos Felipe Córdoba en 2018, es necesaria ya que “con el apoyo que desarrollan en cada una de las ciudades capitales del país, nos ayudan a vigilar la plata de todos los colombianos. Esa plata de la salud, de la educación, de la infraestructura, para nosotros es fundamental».

Para el expersonero de Medellín, Jairo Herrán Vargas, quien ejerció este cargo entre 2004 y 2007, justo cuando comenzó a tomar fuerza el papel de las veedurías ciudadanas luego de la Ley 850 de 2003, estas han surgido en la ciudad de manera espontánea como respuesta a algunos hechos importantes en los que grupos de ciudadanos se ponen de acuerdo para vigilar proyectos o programas con relevancia. 

Entre algunas de las veedurías más reconocidas en Medellín, algunas de ellas aún vigentes, se 
encuentran:

  • Veeduría de la Universidad de Antioquia.
  • Veeduría Comuna 12- La América.
  • Veeduría Movilidad.
  • Veeduría Transparencia y anticorrupción – Capítulo Antioquia.
  • Veeduría Código de Policía.
  • Veeduría Control al Control.
  • Veeduría Ambiental.
  • Veeduría Transparencia Electoral.
  • Veeduría al Espacio Público.
  • Veeduría a la Gestión Pública.
  • Veeduría a EPM.
  • Veeduría Metrocable – Picacho (La Paralela).
  • Veeduría Somos Medellín (Plan de desarrollo Municipal Aníbal Gaviria 2012-2015).
  • Veeduría Galería Bolívar.
  • Veeduría Comercio Visible.
  • Veeduría Presupuesto Participativo.
  • Veeduría Ambiental
  • Veeduría al Plan de Desarrollo

La mayoría han logrado perdurar, otras solo han permanecido el tiempo que el proyecto o el programa ha durado según su objeto y ejecución o construcción.

Para Herrán, un problema fundamental para el sostenimiento de las veedurías ha sido la financiación, ya que las normas vigentes no contemplan que reciban recursos del Estado, por tanto dependen del apoyo de entidades o instituciones que quieran hacerlo. Otro aspecto es que cuando no hay un liderazgo o un compromiso de sus gestantes, su labor se queda corta o no finaliza con éxito.

En la actualidad, el Registro Único Empresarial reporta 378 veedurías inscritas en Medellín. En años recientes ha habido intentos por agruparlas en entidades como la Red de Veedurías de Medellín y el Valle de Aburrá, que fue presentada en 2015, y la Alianza Ver + Capítulo Antioquia, consolidada en 2017.

En años recientes, las veedurías en Medellín, en palabras de Herrán Vargas, han tenido que afrontar obstáculos para recibir la información de los programas o proyectos que vigilan, aunque el recurso del derecho de petición ha sido un mecanismo útil.

Empero, dice que muchas entidades han creado fórmulas para que el derecho de petición no sea tan eficaz, pues exigen que sea radicado en distintos formatos que retrasan la labor de las veedurías y su acceso a la información.

Con todo, las veedurías ciudadanas en Medellín han ido consolidando su labor, y hoy son actores claves en la verificación de la gestión pública para que quienes la ejercen cumplan con eficiencia y eficacia su compromiso de servicio y transparencia con la ciudad.

#TODOSPORMEDELLÍN

Es interés de la Asociación TODOS POR MEDELLÍN cumplir con la Ley 1581 de 2012 y sus decretos reglamentarios y garantizar el adecuado tratamiento de los datos personales de los titulares.

Te informamos que los datos personales que recolectamos a través de nuestra página web, serán tratados por la Asociación TODOS POR MEDELLÍN con la finalidad de promover la participación ciudadana, socializar las acciones y resultados de nuestra gestión y soportar las vinculaciones de los firmantes.

Así mismo, los datos podrán estar visibles en nuestra página web https://todospormedellin.org/ para fines de publicidad y transparencia.

Como Titular de la información tienes derecho a conocer, actualizar y rectificar tus datos personales, revocar la autorización y/o solicitar la supresión en los casos en que sea procedente.

Si tienes dudas puedes comunicarte a través del siguiente correo electrónico todosxmedellin@gmail.com